jueves, 31 de octubre de 2013

Dulce Halloween

Nuestros alumnos de 1º y 2º de primaria, guiados por sus tutoras, han elaborado unas galletas con forma de arañas, para celebrar el día.



La costumbre de pedir dulces de puerta en puerta (trick-or-treating) se popularizó alrededor de 1930. Según se cree, no se remonta a la cultura celta sino que deriva de una práctica que surgió en Europa durante el siglo IX llamada souling, una especie de servicio para las almas. El 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, los cristianos primitivos iban de pueblo en pueblo mendigando "pasteles de difuntos" (soul cakes), que se elaboraban generalmente con pimienta , nuez moscada , canela , jengibre y otras especias dulces, pasas o pasas de Corinto , y antes de hornear estaban cubiertas con la marca de una cruz para indicar que se trataba de limosnas. Cuantos más pasteles recibieran los mendigos, mayor sería el número de oraciones que rezarían por el alma de los parientes muertos de sus benefactores. En esa época se creía que los muertos permanecían en el limbo durante un período posterior a su fallecimiento y que las oraciones, incluso rezadas por extraños, podían acelerar el ingreso del alma al cielo.


Los huesos de santo son unos postres elaborados de mazapán (pasta de almendra), de color blanco y forma alargada y cilíndrica (semejante a la de un hueso con su tuétano), originalmente rellenos de dulce de yema que recuerdan a tibias. En España son característicos en las pastelerías para la celebración de las fechas cercanas al Día de Todos los Santos (primeros de noviembre), junto con los buñuelos. Su presentación en algunas ocasiones recuerda a la de los relicarios.

Los alumnos y las tutoras de Primer Ciclo invitaron a galletas a los compañeros. También se decoraron aulas y pasillos con dibujos alusivos a la fiesta.


0 comentarios:

Publicar un comentario